Buscar
  • websitellgt

Busco dejar una huella en la vida de mis hijas

Soy mamá de dos hijas, Daniela de 19 e Isabella de ocho años. Conocí Liga de La Leche cuando nació Daniela. En ese entonces tuve una reunión con una líder de La Liga de la Leche y ella me explicó sobre la importancia de la lactancia exclusiva y el porteo. A pesar de eso, yo dudaba de mi cuerpo, Daniela mamaba e inmediatamente volvía a llorar, no dormía, quería estar solo cargada. Al consultar con el pediatra me indicó que mi leche no le sustentaba y que estaba pasando hambre, así que decidí introducir fórmula. Como consecuencia llegó el destete a los seis meses.


Ella era una bebé normal con una madre llena de dudas y familia con muchos mitos y desinformación alrededor. A los once años cuando nació Isabella, yo estaba convencida que mi leche no era buena por mi experiencia previa y esta vez usaría de inmediato fórmula. Además trabajaba fuera de casa y pensaba que iba a ser difícil la combinación de lactancia y trabajo. En el primer momento que tuve a Isabella en brazos, ella se prendió en mi pecho con tanta precisión y experiencia.

Mi leche le sustentaba. Pasé varios días preparando fórmula para darle después de los 15 minutos de succión de cada lado, obedeciendo las instrucciones del pediatra, pero ella quedaba completamente satisfecha con mi leche. Llegó de nuevo a mis manos información de Liga de La Leche, y también el libro de Las Hijas de Hirkani. Fue el mejor regalo que nos pudieron dar tanto a Isabella como a mí. Lo leí, lloré, agradecí y decidí empezar el camino de la lactancia.


Busqué un grupo de apoyo con una líder que tenía un chat de WhatsApp que fue en donde encontré mi tribu. Mi líder tenía la peculiaridad de invitarme a leer, investigar y así tener todo el panorama para decidir. Toda esta información la discutíamos en casa con mi esposo, involucramos a mi hija mayor, y compartía estos datos con mi mamá quien estaría a cargo del cuidado de Isabella cuando yo salía a trabajar. Isabella, a partir de su segundo mes de vida tuvo lactancia exclusiva, empecé a creer en mi cuerpo, a tener el apoyo de todos en casa y la motivación para continuar con lactancia exclusiva.


Mi mamá me contaba como Isabella acariciaba con sus manitas la pacha en donde tomaba mi leche cuando yo no estaba. Eso me hacía saber que estaba por el camino correcto que, aunque habían días de duda, de incertidumbre y algunos con poca recolección de leche en el trabajo, debía hacer un esfuerzo extra, porque mi hija a través de mi leche se sabía amada, cuidada y me sentía cerca físicamente, aunque no lo estuviera.


El chat de WhatsApp fue una pieza clave de información, apoyo y acompañamiento. Cuando hacía extracciones en el trabajo, empecé a llevar una foto de Isabella, pero en mi caso causó un efecto contrario, en lugar de estimular, lloraba extrañándola. Así que decidí leer sobre lactancia, interactuar en el chat y así logré tener extracciones exitosas. Durante el tiempo que no estaba, Isabella se alimentaba de mi leche en pacha y en regresaba, la mantenía pegada a mi cuerpo. Hubo momentos en los que tuve que hacer horarios especiales para obtener la leche necesaria para el siguiente día, programaba alarmas en las madrugadas y fin de semana para extraerme leche.

Estaba completamente convencida que mi leche era la forma con la que deseaba alimentarla y que cualquier esfuerzo valía la pena.


Así Isabella amamantó exclusivamente por seis meses, introduje alimentos respetando sus tiempos, y amamantó hasta los dos años y cuatro meses. Ahora que es una niña independiente, veo que juega e incluye la lactancia en su vida,

para ella es normal la lactancia materna.


Cuando ve a una mujer cercana embarazada les dice que su mami puede ayudarles a que su bebé tome lechita de mami. En mi familia fui la única que tuvo lactancia a término, por lo que busco dejar una huella en la vida de mis hijas a través de mi experiencia personal. Gracias a las líderes de la Liga de La Leche que me acompañaron y mi tribu, mis amigas lecheras como nos llamamos de cariño, que fueron fundamentales para que tuviera esta maravillosa para que esta forma de alimentación se haya convertido en “nuestro” estilo de vida.

Alejandra Godínez de Hernández







34 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo