Buscar
  • llgGuatemala

¡Ante la incredulidad, lo logramos!

Mi interés por la lactancia inicio cuando nació mi primera hija porque tuve muchas complicaciones post parto, y me hospitalizaron por muchos días. Cuando regrese a la casa mi bebe no quería tomar de mi pecho y no conseguí quien me pudiera ayudar, por supuesto no conocía a La Liga de la Leche. Empecé a estudiar todo lo relacionado con la lactancia, y de esta forma llegue a trabajar en el hospital Roosevelt, en donde implemente el Banco de Leche Humana y la atención de la clínica de Lactancia Materna.

Ya cuando nació mi segunda hija, tenía una ilusión muy grande de poder amamantarla, todo lo que había leído y ayudado a las mamas por fin se haría realidad en mí. Lo viviría y disfrutaría, y así fue. Fue una experiencia maravillosa. Como todo, algunas veces se nos presentan retos, ella tenía muchas alergias a alimentos que yo consumía, así que debí llevar una dieta estricta libre de alérgenos, ¡pero haciéndolo de esta forma nos fue muy bien! Con esta lactancia me hice Líder de Liga de la Leche y tuve la oportunidad de ayudar a muchas mamas, a través del grupo de apoyo de SanKriss Mall y por medio del teléfono.


Ya para el nacimiento de mi tercera hija pensé que todo sería igual de maravilloso, pedimos contacto piel a piel, cuando yo me fui a recuperación sé quedo en el pecho de mi esposo, pero se puso malita y la tuvieron que internar. Entonces no pudimos tener alojamiento conjunto, fue muy duro para las dos, queríamos estar juntas. Aparte yo no quería que le dieran formula y como nació por cesárea no me autorizaban pararme el primer día. Así que me extraje el calostro durante todo el día y se lo mandaba. Al día siguiente que ya me podía parar, hablamos donde estaba internada mi bebe para que cada vez que quisiera mamar me llamaran de día y de noche. Y así lo hicimos. ¡Ante la incredulidad de las enfermeras, lo logramos!


Este ha sido mi hermoso camino de la lactancia materna.


Lourdes Mendoza de Quiroa



29 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo