Buscar
  • llgGuatemala

Desafíos que pueden encontrar las madres al amamantar a un bebé mayorcito

Alimentación: después del sexto mes de vida los bebés pueden empezar a probar los alimentos de la dieta del adulto siempre recordando la importancia de una dieta variada y lo más cercana a su estado natural. Hay que permitirle al niño experimentar las distintas texturas, colores, sabores y temperaturas para generar interés en su propia alimentación. La actitud de los hijos es muy diferente cuando se les deja libremente experimentar el acto de poner la comida en su boca o cuando ex profesamente se prepara una papilla que se le administra sin tomar en cuenta su opinión.

De 6-12 meses es una etapa para aprender que hay otros alimentos, estos no sustituyen a la leche materna. A partir del año la madre además de ofrecer los tres tiempos básicos de alimentación ofrece refacciones nutritivas.

Las reglas de etiqueta para la mesa así como los lugares preestablecidos para comer son un referente y no lo más importante ya que el niño lo aprenderá al observar el ejemplo de sus padres. Permítanle participar en la preparación de los alimentos, lo mejor es que su bebé esté involucrado en lo que hacen en la cocina.

Los bebés que muerden: las razones por las que un bebé empieza a morder son muy variadas, algunos por la molestia de la dentición, otros por situaciones difíciles que no entienden pero perciben el estrés. Algunas formas de hacer que suelten el pecho cuando están apretando con sus encías, es apretar al bebé contra nuestro seno para que al no poder respirar suelte el pecho. Eso lo ayuda a saber que lo que está haciendo es indeseable. También podemos hablar y explicar que esa acción es dolorosa mostrándoles lo que es suave o duro en su pierna. Podemos decirle, “Entiendo que lo haces sin querer”, y hacerle masaje en la unión de su quijada para aflojar y soltar estrés.

Talla y peso: Pidan que sus hijos sean evaluados con las tablas de crecimiento que la Organización Mundial de la Salud hizo para niños amamantados. Definan la propia curva de su hijo, es importante observar un movimiento ascendente. Las curvas son un parámetro y no una herramienta de juicio en sí mismas.

Cada niño lleva su propia evolución, además, hay otros parámetros para evaluar su desarrollo como es su actividad física, bienestar general, capacidad de concentración, capacidad de interactuar con otras personas y capacidad de comprensión auditiva y verbal entre otras.

Críticas: frecuentemente las críticas vienen de las personas más cercanas y por eso es que llegan a minar la confianza de la madre en la labor más importante que está haciendo al criar a su bebé con su propia leche. La madre recibe los comentarios y las sugerencias y los pasa por el filtro de la intuición ya que por ser la experta en su propio debe sabe lo que cada uno necesita.

Otros cuidadores: por razones de trabajo las madres se ven en la necesidad de dejar a sus hijos en manos de otras personas, es importante expresarle a estos cuidadores las cosas que para nosotros son importantes como es atender al bebé no solamente en el ámbito físico sino también en lo emocional y afectivo. Una forma es cargarlo para ayudarlo a dormir. Muchos cuidadores pretenden dar más y más alimento para dejar al niño dormido y que “no moleste“.

El sueño de los bebés: la antropóloga española Rosa Jové explica que los niños pueden dormir de la misma manera que lo hace el adulto hasta después de los seis años. Será favorable tener un ambiente propicio para dormir con las condiciones que induzcan el sueño como son la quietud, oscuridad y la actitud de mamá. Hay muchas estrategias para lograr dormir y descansar. Todo se vale cuando la meta es descansar, no hay una única receta o solución. Algunos padres han encontrado que practicar el colecho puede ser de gran ayuda ya que aumenta el sueño R.E.M., disminuye las apneas y favorece una sincronización del bebé con su mamá al escuchar los latidos del corazón y su respiración. El lugar donde duerme nuestro bebé es parte de nuestra intimidad familiar y es mejor si no lo comentamos con otras personas para evitar las críticas y comentarios. La familia va cambiando con el paso del tiempo y así también sus circunstancias, podría alguno de los padres perder su trabajo o pasar por una enfermedad y eso también afecta al bebé mayorcito quien aún necesita la seguridad de nuestra presencia. Las formas seguras de hacer colecho: padres sobrios, no fumar, que el colchón sea firme, no frazadas y peluches cerca del bebé.

Destete: este es un proceso que da inicio cuando el bebé está listo para iniciar la alimentación complementaria y empieza a interactuar más con las otras personas. El destete es un proceso que toma tiempo. Podemos espaciar las tomas invirtiendo nuestro tiempo para relacionarnos de una manera diferente a través del juego. Podemos hablar y expresar nuestros deseos. La lactancia además de ser alimentación, favorece una relación única entre madre e hijo. Satisface las necesidades nutritivas y emocionales de los niños. Cuando una madre desea iniciar ella el destete es favorable que le hable a su hijo y le explique sus razones, que lo observe para ver cómo toma la idea. Si muestra mucha necesidad de seguir succionando es que todavía lo necesita y empujar el destete en ese momento podría tornarse difícil. El destete más fácil es cuando el niño está listo y va disminuyendo por sí mismo las tomas hasta que lo deja por no necesitarlo más. Éste es un factor de madurez al que los niños llegan a diferentes edades/ momentos.

El Doctor Carlos González explica que después del año la cantidad de proteínas y calorías en la leche humana aumenta. Esto no sucede con la fórmula y por eso los bebés que son alimentados artificialmente requieren más cantidad conforme crecen.

Algunas personas temen que la lactancia más allá del año pueda tornar a sus hijos muy dependientes cuando en realidad es exactamente lo contrario - un niño al que se le satisfacen sus necesidades físicas y emocionales es más seguro de sí mismo.


Muchas madres encuentran que, en esta etapa, las personas a su alrededor levantan críticas y comentarios que amenazan la relación de lactancia. Madre e hijo pueden establecer una palabra clave para pedir el pecho y si no puede amamantar en público podrá retirarse temporalmente. Después de una toma en lugares estresantes los bebés regresan con ánimo renovado. Si la madre está informada podrá avanzar en su lactancia hasta que ambos estén listos para el destete.

Conclusión: las madres pasan por muchos desafíos durante la crianza a través de la lactancia. Es importante analizar: ¿De qué manera cambiarían esas situaciones si no estuvieran dando pecho? Si la situación continúa, el problema no es amamantar. Procuremos dialogar con los otros miembros de la familia y los médicos para expresarles las razones por las que deseamos amamantar. Sugerimos leer el artículo titulado beneficios de amamantar a un niño mayorcito.

https://www.ligadelalecheguatemala.org/post/2017/07/21/beneficios-de-amamantar-a-un-niño-mayorcito


Los bebés amamantados se recuperan más pronto de los episodios de enfermedad.

Tus donaciones son importantes para darle continuidad al trabajo que realizamos las Líderes:


Banco GyT Continental, Cuenta Monetaria # 060-0205 644-8 a nombre de Liga De La Leche Materna de Guatemala. GRACIAS.

Si deseas conocer más del voluntariado que hacen las Líderes de Liga de la Leche por favor no dudes en contactarnos. Tu experiencia puede ser imitada por otras madres.


Liga de La Leche Guatemala

0 vistas

© Copyright 2014 All Rights Reserved.

Siguenos
  • Facebook Black Round